Archivo de la categoría: Cumplimiento tratamiento

La automonitorización y el automanejo (o autogestión) pueden mejorar la calidad de la terapia anticoagulante

Pregunta clínica

Comparado con el estándar de seguimiento, ¿la automonitorización y el automanejo de la terapia anticoagulante oral son más efectivas?

Respuesta

Comparado con el estándar de control por un médico, la automonitorización y/o el automanejo pueden mejorar la calidad de la terapia anticoagulante oral. La autogestión redujo a la mitad los eventos tromboembólicos y las tasas de mortalidad, con ningún efecto sobre los sangrados importantes. La automonitorización redujo  a la mitad el número de hemorragias graves, pero no redujo significativamente la tasa de eventos trombóticos o la mortalidad por cualquier causa.

Advertencia

La automonitorización o la autogestión no fueron factibles para casi la mitad de los pacientes que requerían tratamiento anticoagulante. Algunas razones fueron rechazo por parte del paciente, exclusión por su médico de familia e incapacidad para completar la formación.

Contexto

La introducción de monitores portátiles (dispositivos para el lugar de la atención) en el manejo de pacientes en tratamiento con anticoagulantes orales permite la autoevaluación por el paciente en casa. Los pacientes que se autoevalúan pueden ajustar su medicación según una lista predeterminada de dosis-INR (autogestión o automanejo) o pueden llamar a una clínica para que le digan el ajuste apropiado de la dosis (automonitorización).

Revisión sistemática Cochrane

Garcia-Alamino JM et al. Self-monitoring and selfmanagement of oral anticoagulation. Cochrane Reviews, 2010, Issue 4. Article No. CD003839. DOI:

10.1002/14651858.CD003839.pub2.

Esta  revisión contiene 18   estudios que incluyeron 4723   participantes. Perla Nº 270, junio de 2010. Escrita por Brian R McAvoy y traducida por Noelia Caballero Encinar.

Betabloqueantes y tiazidas son eficaces, pero disminuyen la presión arterial con patrones distintos

Pregunta clínica
¿Cómo de eficaces son los betabloqueantes como tratamiento de segunda línea para la hipertensión arterial primaria?

imagen tomada del blog "diario del toc"

Respuesta
Al añadir un betabloqueante a un diurético o a un fármaco bloqueador de los canales de calcio se reduce la tensión arterial (TA) en 6/4 y 8/6 mmHg en dosis de 1 y 2 veces las dosis recomendadas por el fabricante como dosis inicial. Los betabloqueantes (en 1 a 2 veces la dosis inicial) disminuyen la frecuencia cardiaca en 10 latidos por minuto. Cuando se comparó el efecto de esta disminución de TA en esta revisión con el de los diuréticos tiazídicos en una revisón previa, se encontró que los betabloqueantes como segunda línea disminuyen la TA sistólica en la misma medida que los diuréticos tiazídicos en segunda línea, pero reducían en mayor grado la TA diastólica.
Advertencia
No hubo un aumento estadísticamente significativo en cuanto a retiradas de betabloqueantes por efectos adversos, pero esto fue debido probablemente a la ausencia de este resultado en los informes del 35% de los ensayos clínicos controlados aleatorizados incluidos. La duración de los ensayos fue corta, entre 3 y 12 semanas, con una media de 7 semanas.
Contexto
El distinto efecto de los betabloqueantes en la TA diastólica significa que tienen poco o ningún efecto sobre la presión de pulso, mientras que las tiazidas provocan una disminución significativa dosis-dependiente en la presión de pulso. Este patrón distinto de descenso de TA de los betabloqueantes respecto a las tiazidas podría ser la explicación de que los betabloqueantes parecen ser menos efectivos para disminuir eventos cardiovasculares adversos que los diuréticos tiazídicos, fundamentalmente en individuos mayores. Aunque pueden contribuir factores independientes del descenso de la TA en la reducción de la morbi-mortalidad asociada con los fármacos antihipertensivos, la capacidad de disminuir la TA sigue siendo un factor importante. Combinando fármacos antihipertensivos que posean diferentes mecanismos de acción, cada fármaco puede potencialmente neutralizar o minimizar mecanismos contrarreguladores activados por el otro y así ayudar a reducir aún más la TA.
Revisión sistemática Cochrane
Chen JMH et al. Blood pressure lowering efficacy of beta-blockers as second-line therapy for primary hypertension. Cochrane Reviews 2010, Issue 1. Article No. CD007185. DOI: 10.1002/14651858.CD007185.pub2.
Esta revisión contiene 20 estudios que incluyeron 3.744 participantes
Perla Nº 266, junio de 2010.
Escrita por Brian R McAvoy y traducida por Noelia Caballero.

Para dejar de fumar, la reducción progresiva es tan efectiva como el cese brusco

Pregunta clínica

¿Qué es más exitoso para dejar de fumar, la reducción progresiva o el cese brusco?

Respuesta

Se consiguen unas tasas comparables de abandono reduciendo progresivamente antes de dejarlo o haciéndolo bruscamente, sin reducción previa. Tanto si se utilizada la terapia sustitutiva con nicotina, como si no y tanto si a los participantes se les ofrecía materiales de autoayuda, como apoyo conductual. Por tanto a los pacientes se le puede dar a elegir dejarlo de cualquiera de las dos maneras.

Advertencia

La revisión fue incapaz de sacar conclusiones acerca de la diferencia en eventos adversos entre ambas intervenciones. Sin embargo, estudios recientes sugieren que la terapia sustitutiva con nicotina antes de dejarlo no aumenta los efectos adversos.

Contexto

El uso del tabaco es la mayor causa prevenible de muerte en el mundo y es un factor de riesgo para 6 de los 8 principales causas de muerte. La forma estándar para dejar de fumar es hacerlo bruscamente a partir de un día designado para dejar de fumar. La mayoría de los fumadores que intentan dejar de fumar usando este método acaban recayendo. No hay evidencia que sugiera que reducir el hábito de fumar antes de dejarlo pudiera ser popular entre los fumadores.

Revisión Sistemática Cochrane

Lindson N et al. Reduction versus abrupt cessation in smokers who want to quit. Cochrane Reviews 2010, Issue 3. Article No. CD008033. DOI: 10.1002/14651858.CD008033.pub2.

Esta revisión incluye 10 estudios con 3.760 participantes.

Perla Nº 264, mayo 2010. Autor Brian R McAvoy. Traducción Noelia Caballero.

La entrevista motivacional puede ayudar a dejar de fumar

Pregunta clínica

¿Es efectiva la entrevista motivacional en la promoción del cese tabáquico?

Respuesta

La entrevista motivacional  parece efectiva cuando es dada por médicos de familia y consejeros entrenados (NNT 27, rango 21 a 250). Las sesiones prolongadas (>20 minutos por sesión) fueron más efectivas que las breves. Parecen ligeramente más exitosas dos o más sesiones de tratamiento que las sesiones individuales, pero ambas consiguieron resultados satisfactorios. La evidencia para apoyar el valor del seguimiento telefónico fue  poco clara.

Advertencia

Estos resultados deberían interpretarse prudentemente debido a variaciones en la calidad del estudio o en la fidelidad al tratamiento y a la posibilidad de sesgo de publicación o selección. Detalles importantes sobre el entrenamiento del terapeuta, cómo la entrevista motivacional fue modificada para la población del estudio, o el contenido del consejo a menudo faltaban en los informes clínicos.

Contexto

La entrevista motivacional es un estilo de consejo centrado  en el paciente, diseñado para ayudar a la gente a explorar y resolver ambivalencias en cambios de comportamiento. Busca evitar un enfoque agresivo o polémico e intenta dirigir a los pacientes hacia la elección de un cambio en su comportamiento y a fomentar su autoestima. La entrevista motivacional  se desarrolló como tratamiento para el abuso de alcohol, pero puede ayudar a los fumadores a dejar de fumar.

Revisión Sistemática Cochrane

Lai DTC et al. Motivational interviewing for smoking cessation. Cochrane Reviews 2010, Issue 1. Article No. CD006936. DOI: 10.1002/14651858.CD006936.pub2.

Esta revisión incluyó 14 estudios con 10.000 participantes.

NNT=número necesario a tratar para beneficiar a un individuo.

Perla Nº249, Abril 2010. Autor Brian R McAvoy. Traducción: Noelia Caballero

La efectividad del contrato para mejorar la adherencia a tratamiento por parte de los pacientes no esta demostrada

La efectividad del contrato para mejorar la adherencia a tratamiento por parte de los pacientes no esta demostrada

Pregunta clínica: ¿Puede un contrato entre pacientes y profesionales sanitarios mejorar la adherencia al tratamiento por parte de los primeros pacientes?

Respuesta: Hay pruebas limitadas de que el contrato pueda contribuir potencialmente a mejorar la adherencia. Sin embargo, estudios grandes de buena calidad no proporcionan prueba para recomendar de forma rutinaria contratos para mejorar la adherencia a tratamientos o a medidas preventivas.

Alerta: Los ensayos evaluaban la utilización de contratos en los tratamientos de adicciones, hipertensión, control de peso y otras áreas diversas. Los efectos de la adherencia no se detectaron cuando la medida se prolongaba en largos periodos de tiempo, como por ejemplo 6 a 12 meses.

Contexto: Los contratos son acuerdos orales o escritos, que un paciente se hace si mismo, con el profesional sanitario o con sus cuidadores y donde los participantes se obligan a una conjunto de conductas relacionadas con el cuidado de un paciente

Los contratos aspiran a mejorar la adherencia del paciente a tratamientos o a programas de promoción de la salud.

Revisión sistemática: Bosch-Capblanch X et al. Contracts between patients and healthcare practitioners for improving patients’ adherence to treatment, prevention and health promotion activities. Cochrane Reviews 2007, Issue 1. Esta revisión contiene 30 ensayos que enrolaron a  un total de 4691 participantes.

Versión en español: Bosch-Capblanch X, Abba K, Prictor M, Garner P Contratos entre pacientes y profesionales de la salud para mejorar la adherencia al tratamiento y a las actividades de prevención y promoción de la salud por parte de los pacientes (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2007 Número 3. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2007 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

PERLA No.13, Octubre 2007, redactada por Brian R McAvoy Traducido por Silvia Spina y Rafael Bravo